terapia familiar

Terapia familiar

La familia es la fuente de nuestras mayores alegrías y satisfacciones pero a menudo se convierte también en fuente de grandes preocupaciones y sufrimiento. Si te preocupa la relación con tus hijos, con tus padres, tus hermanos u otros miembros de la familia y has probado ya muchas soluciones que no han funcionado, te puede ser muy útil la terapia familiar.
La terapia familiar es una rama de la psicología que se centra en mejorar las relaciones familiares. Es la mejor estrategia para que podáis volver a entenderos, y para que podáis volver a estar a gusto juntos y os sintáis realmente a gusto en casa. Este tipo de terapia no se centra en  buscar culpables sino que parte de que que cuántas más personas se empeñan en resolver una situación difícil, más posibilidades hay de que ésta mejore.

Con este tipo de terapia conseguiréis mejorar la comunicación entre vosotros, aprenderéis cómo afrontar vuestros conflictos para encontrar salidas negociadas y buenas para todos y volveréis a poner el amor y el entendimiento en el centro de vuestras relaciones.

¿Qué tipo de problemas se pueden tratar?

Fíjate en algunos ejemplos de situaciones en las que puede ser útil la terapia familiar:

  • Si tienes hijos pequeños y tu pareja y tú no sabéis como poneros de acuerdo para educarlos, os sentís desbordados y no lográis ir a una en todo lo que se refiere a vuestros niños.
  • Si tienes hijos adolescentes o jóvenes y estás preocupad@ por ellos porque no tenéis buena relación, hay tensión en casa, tenéis peleas a menudo o no consigues comunicarte con ellos. Es posible que tu inquietud tenga que ver con los estudios, con sus dudas sobre su futuro, con los porros u otras drogas, con la adicción al móvil o a los juegos o con situaciones más graves si tu hijo o tu hija os han llegado a amenazar e incluso a agredir.
  • Si te has separado y tienes hijos, conseguir que la relación con tu ex sea lo más fluida y lo mejor posible es lo ideal por el bien de los niños. El divorcio puede ser muy doloroso y dejar a un lado la tristeza y la rabia no siempre es fácil y en esto la terapia familiar te puede ayudar.
  • Si convives con tu pareja y con hijos que no son de los dos (tus hijos de una anterior relación o hijos de tu pareja de una anterior relación) has formado una familia reconstituida. En estos casos pueden existir tensiones porque como diría mi hijo "hay muchas mamás y muchos papás" y las relaciones son complejas. Para evitar que las tensiones vayan a más o que la familia funcione de forma dividida, la terapia familiar es un buen recurso.
  • Si os enfrentáis a una enfermedad o a la pérdida de un familiar el sufrimiento puede hacer que en lugar de compartir el dolor y todo el proceso de duelo, cada miembro de la familia intente ocultar su pesar y lo viva en soledad. En estos casos la terapia familiar os puede ayudar a afrontar juntos y unidos unos momentos muy difíciles para que vuestra relación salga fortalecida.

¿Viene toda la familia a las sesiones?

No, no tiene que venir toda la familia a todas las sesiones pero sí es posible que en algunas sesiones se convoque a más de una persona.
Para que lo entiendas mejor te pondré un ejemplo. Vamos a suponer que a la familia López le preocupa el comportamiento de su hijo pequeño de 15 años porque está muy rebelde y se sienten culpables porque creen que lo hecho muy mal como padres y ya no saben cómo afrontar la situación. Lo más probable es que en la primera sesión citemos a padre y madre así como a los dos hijos, de esta forma tendremos una foto más completa de lo que está sucediendo. En esta primera sesión los cuatro tendrán la oportunidad de explicar lo que más les está preocupando y sobretodo de qué forma han estado intentando resolver estos problemas hasta ahora.
A partir de esta primera sesión puede ser que citemos a los padres solos para ayudarles a formar un equipo sólido, al hijo pequeño solo para poder entender mejor lo que está sucediento, a los dos hermanos juntos para reforzar la relación y la complicidad entre ellos o incluso a los abuelos si creemos que están jugando un papel muy importante en esta familia y que su ayuda es indispensable para afrontar la situación.

Por supuesto el planteamiento será diferente si los padres estáis separados ya que podemos entender que no queráis asistir juntos a las sesiones. La terapia familiar es un método flexible que parte del hecho de que tu familia es única y singular.

¿Y qué pasa si alguien no quiere o no puede venir?

terapia familiarPues como en otras situaciones de la vida, una cosa es lo ideal y otra lo que termina sucediendo. Si alguien no quiere o no puede venir, pues no viene. Eso no significa que no lo tengamos "presente", incluso puede que le guardemos un silla aunque quede vacía. Y de una forma u otra le haremos participar, por ejemplo preguntando a otros miembros de la familia qué pensaría, qué haría, cómo se sentiría...
También en ocasiones nos dirigimos por carta o por correo electrónico a aquellas personas que no han estado presentes en la sesión si creemos que es importante que estén al corriente de lo que ha sucedido en la consulta o si necesitamos conocer su punto de vista. Y si no pueden asistir porque están lejos, les podemos ofrecer también la terapia online para no perdernos su valiosa aportación.

¿Cada cuánto se hacen las visitas?

En terapia familiar solemos trabajar con visitas quincenales, es decir una semana sí y una no. El motivo de no hacerlas cada semana es que después de cada sesión tendréis tareas para hacer en casa y una semana sería un período demasiado corto para que podáis empezar a ensayar nuevas formas de relacionaros.

Sin embargo mi prioridad es adaptarme a tus necesidades. Si el grado de ansiedad o de sufrimiento es alto o se dan las condiciones adecuadas, también podemos trabajar con una frecuencia semanal.

¿Cuánto dura la terapia familiar?

Algunos casos se pueden resolver con 1-2 sesiones de orientación pero por mi experiencia, aquellas familias que están dispuestas a introducir pequeños cambios y que cuentan con al menos un miembro muy motivado por la terapia, consiguen  cambios significativos en un promedio de 10 a 12 sesiones. En cualquier caso con mi forma de trabajar, siempre busco que la terapia no se alargue más de lo necesario.

¿Tienes más preguntas? ¿Quieres reservar ya tu primera sesión?

No dejes pasar más tiempo y ponte en marcha ahora para empezar a encontrar soluciones que funcionan. Rellena este formulario y envíamelo y me pondré en contacto contigo muy pronto para empezar a trabajar.

*********************************

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal te informo de que los datos de carácter personal que recojo a través de este formulario serán incorporados a un fichero titularidad de PATRICIA MAGUET LEVY que tiene como finalidad la atención de consultas, sugerencias, la gestión de contactos y el envío de mi newsletter. Puedes ejercer gratuitamente y en el momento que quieras tus derechos de acceso, rectificación, cancelación, instalación y oposición enviando tu mensaje a CALLE DE LA RAMBLA 22 3º 1ª 43700 EL VENDRELL o bien a través de info@psicologialafamilia.com.

Disfruta de tu relación de pareja y de tu familia

En mi blog y en mi banco de recursos, encontrarás novedades cada semana: artículos, vídeos, ejercicios, tests, y casos reales... con soluciones que funcionan para parejas y familias.

Suscríbete ahora y no te pierdas nada de lo que comparto. Además si formas parte de mi comunidad de personas valientes comprometidas con sus relaciones recibirás extras y bonus exclusivos.

* Me comprometo a no enviarte spam, solo contenido de valor que te ayudará a mejorar tus relaciones personales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies